La tecnología de almacenamiento en una almacenadora

Diferenciamos entre dos tipos de preparación de pedidos dentro de una almacenadora.

  • El primero ocurre en los almacenes automáticos y es donde el producto llega a las manos del trabajador.
  • El segundo tipo se da en las tiendas convencionales y es donde el trabajador se desplaza por la tienda para recoger el producto.

Este segundo tipo es el más común y, para una mejor comprensión, lo explicaremos con un poco más de detalle.

El proceso comienza cuando los trabajadores que administran el almacén emiten una orden de compra que implica la referencia del producto y su ubicación en el almacén.

YouTube: Samuel Lucio Arroyo

Luego, un trabajador procede a recoger el artículo y se asegura de que esté en perfectas condiciones y de que recoja la cantidad solicitada en el pedido.

Una vez que los artículos se han agrupado y recogido, se deben poner en cajas y embalar. Este último paso deja el paquete listo para el camión que luego lo recogerá para llevarlo al cliente.

Esto nos lleva a un par de aspectos:

  1.  Efectos de sinergia

Si se acomodan más elementos en un espacio más pequeño en el nuevo entorno de almacenamiento y se pueden recuperar de forma más rápida y eficiente, también se puede acortar el tiempo durante el cual se guardaron.

Esto se aplica principalmente a productos de rápido movimiento que se ordenan con frecuencia y en grandes cantidades.

Dado que los pedidos se procesan más rápidamente, se pueden mantener en stock cantidades más pequeñas.

Por un lado, esto reduce aún más el volumen de los artículos en la almacenadora y también reduce el costo de adquisición de los bienes almacenados, ya que ya no es necesario mantener una gran cantidad de productos en stock.

Resultado de imagen para almacenadoras

Además, contar con un software de gestión de almacén que controla las nuevas unidades se puede combinar fácilmente con los sistemas de estanterías existentes, lo que también mejora su eficiencia a través de la interacción.

No hace falta decir que es posible vincular unidades antiguas y nuevas sin problemas.

Esta es una solución ventajosa, ya que alivia la presión sobre la empresa inversora para reemplazar toda tu tecnología de almacenamiento de una sola vez.

En su lugar, este proceso puede prolongarse el tiempo que sea necesario y se puede tomar una decisión para realizar más inversiones, por ejemplo, después de una fase de prueba.

  1.  Reducir los costos por enfermedad

Hay un énfasis real en la ergonomía en el lugar de trabajo con sistemas de recuperación dinámica.

El principio de la mercancía a la persona en el que trabajan no solo les ahorra a los empleados la laboriosa y, a veces, pesada tarea de viajar por el almacén: no es inusual que los empleados cubran una distancia de quince kilómetros en un solo turno con soluciones de almacenamiento convencionales.

Resultado de imagen para trabajadores en almacenadoras

Además, los artículos se transportan directamente a la estación de trabajo a través de las aberturas de acceso de las unidades a la altura de la cadera, lo que es ergonómicamente beneficioso.

Los movimientos de flexión y estiramiento, que pueden causar lesiones, especialmente con artículos pesados, ya no son necesarios, por lo que se evita una de las principales causas de incapacidad para trabajar: lesiones o signos de desgaste en el sistema musculoesquelético.

Por lo tanto, estas medidas reducen los costos relacionados con enfermedad atribuibles a los empleados  y también reducen las primas de seguro para los beneficios de seguridad laboral.  Conoce más en Intelideck